A veces ocurren situaciones graciosísimas, pero al contarlas nadie se ríe. Y otras algo serio te provoca risa. Hay frases que quedan mejor en un libro, y que además deberían quedarse allí. Es cierto que el presupuesto no siempre alcanza para crear efectos especiales que no causen desconcierto. Pero obligar al espectador a aguantarse la risa para no ofender a la hermana adolescente es de lo más agotador.Crepúsculo transmite inesperadamente bien la pasión y la lujuria. Pero lo importante no es participar, como nos decían en el cole. Existe otra historia igual, pero creíble, llamada Let the right one in. Hay veces que el cine independiente recurre a trucos para que nadie lance críticas contra supuestos genios incomprendidos. En Déjame entrar no ocurre esto. Este cuento mágico y realista disfraza la violencia con ingenuidad. Los inocentes se tragan su grito en una sociedad que les atormenta. Un poema horrible. El caníbal es sólo una excusa, la máscara que cubre la verdadera enfermedad del hombre actual: la necesidad de desinhibirse. El alcoholismo, el suicidio, el desamor, las familias desestructuradas, la tristeza eterna y el bulling aparecen durante la película disfrazados de detalles sin importancia. Si los vampiros existieran vivirían en un mundo así, no en un instituto de Seattle recibiendo ojitos de las chicas cuando cruzan el pasillo. Un vampiro en la vida real sería un ser apartado y despreciable, que se mancha la camisa de sangre cuando muerde, huele mal y se despeina cuando ataca. No es normal que entren ganas de convertirse en algo así. Lectoras de la Súper Pop: el mundo de Stephenie Meyer es imaginario.

Ambas películas muestran una historia atípica sobre el primer amor, donde la torpeza está más cerca que el agrado. La diferencia es que esta inseguridad no sólo existe al enamorarse de un vampiro. Como cantaba Rufus Wainwright en Hallelujah: “El amor no es un camino de gloria”. El amor también rompe, marca y destroza. El amor puede ser frío, como una nevada, duro y cruel. Edward, en cambio, sólo provoca deseo y excitación.

“Déjame entrar”

Eli, la niña vampiro, pide permiso para entrar en la vida de Oskar, para ser amada. Él acepta sabiendo que abandonará parte de la poca felicidad que trae, pero lo afronta para superar su soledad. La nieve condiciona la vida en Estocolmo, obligando a las personas a estar encerradas, mientras crece en ellas un carácter tan frío como el clima. El silencio es un elemento imprescindible. Déjame entrar es humilde, realista y deprimente. Es un amargo cuento de hadas. Esto no es Hollywood, es Suecia. El éxito y el fracaso en taquilla demuestran que el mundo no está preparado para este tipo de cine. Es dura, lenta, sensible y gore; ingredientes difíciles de digerir, perfectos para el rechazo general. Los espectadores quedarán satisfechos con Edward y nadie querrá conocer la otra cara de la moneda. Aún queda mucho para destronar a Crepúsculo. Si Bela Lugosi levantara cabeza…

Share on LinkedInShare on FacebookTweet about this on Twitter

7 Comentarios en El cine europeo planta cara a Crepúsculo

  1. Me ha encantado, totalmente cierto y la peli muy recomendable, el cine europeo rules!

    Responder
  2. Escalofriante película. Toda una alternativa para ver antes del nuevo estreno de la saga de Crepúsculo. Muy buena crítica!!

    Responder
  3. Está muy bien esbozado es tu comentario lo que se va a encontrar el espectador que decida ver esta película.

    Responder
  4. Quería decir “en” tu comentario. Está claro que no todos controlamos también las teclas como tú…

    Responder
  5. Pero el amor también transfigura y recapitula. No? Lo que pasa que deja las cicatrices, que ya son uno mismo. ¿Dónde está escrito que la Gloria sea la paz de los cementerios? Estoy casi seguro que Cohen entendió esto, aunque con este hombre nunca se sabe…

    Obvio, “Drácula” es un cuento cristiano, en la versión barata de la literatura cristiana que se llamó romanticismo. Y eso que “Crepúsculo” tiene su punto, no te creas. Para una vez que los adolescentes ven una americanada high school donde el capitán del equipo y la animadora (están un poco blancuchos y anémicos, pero son los mismos personajes de siempre) no se acuestan desde el minuto 7 hasta arruinarse la vida…

    Pero acabo de ver el trailer de “Let the right one in”, y ahora quiero verla muchísimo. Quiero verla. Quiero verla. Quiero verla. Te acuerdas de mi interés por los zombies?

    Responder
  6. Estupendo post. Me encanta tu estilo. Enhorabuena por el blog, en serio! Sigue así!

    Responder
  7. Antes me imponía verla, pero ahora QUIERO VERLA!!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Carolina Villa