Tengo que contarte algo. Estaba con mi dermatóloga, que estaba con una amiga, y de repente me han dicho que querían hacer un ménage à trois. Y me han preguntado si conocía a alguien. Y he pensado en ti”.Tal cual, llega su amigo de toda la vida y le suelta eso. A él, un tío normal. Ni muy atractivo, ni original, ni especialmente aventurero. Así empieza la historia de “Aprendiz de gigoló”, una película dirigida, escrita y protagonizada por John Turturro (“El gran Lebowsky”) y el inconfundible y oscarizado Woody Allen (“Blue Jasmin”). Un experimento interesante para un público que le apetezca algo distinto y eche de menos a Allen (…) —> Sigue leyendo esta crítica de cine en Red Carpet, por favor. ¡Gracias!

Share on LinkedInShare on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Carolina Villa