Ella pintaba. Él los firmaba. Basada en la vida real del matrimonio Keane, Tim Burton dirige y produce “Big Eyes”; la verdad detrás de los enigmáticos enormes ojos de niños abandonadosPionera del movimiento artístico big eye, la tímida Margaret Keane es el estereotipo de la mujer sumisa de los años 50. 

Su marido Walter, un vendedor absurdamente encantador, se llevó todo el mérito: “Cualquier idiota puede vender una casa. Yo quería ser un artista”. Han pasado 20 años desde “Ed Wood”, y Tim Burton vuelve al género biográfico, dejándonos una película buena, pero no buenísima. Eso sí, un respiro tras la terrible “Sombras tenebrosas”. Es posible que los incondicionales fans de Burton salgan algo decepcionados. Aquí no encontrarán muebles retorcidos ni mundos sobrenaturales. Tendrán que conformarse con la ya inquietante mirada de los niños tristes. (…) —> Sigue leyendo esta crítica de cine en Red Carpet, por favor. ¡Gracias!

Share on LinkedInShare on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Carolina Villa