De cómo casi tuve un mono

¿Sabes esa sensación de llevar toda la vida creyendo que te pasó algo increíble, pero según pasan los años resulta menos probable que fuera real? Pues yo estaba convencida de que de pequeña casi tuve un mono. No porque me pusiera pesada y se lo rogara a mis padres. Yo me hubiera conformado con un hámster. Casi tuve un mono porque mi padre quería uno. Y hoy se me ha ocurrido comentarlo. Leer más

Maldito karma

Yo no creo en el karma. Me gusta el concepto armadillo que ha sido cruel y baja al eslabón del gusano, pero nunca lo había aplicado a mi vida. Hasta hoy. Anoche vi una película sobre unos atletas que se entrenaban a morir durante todo el año para lograr el oro en un dramático campeonato final por televisión. Leer más

“Reciclamos para… blablabla”

Aún no sé por qué lo hice. No es importante, ni el daño causado fue grave. Lo que me inquieta es no entender del todo las razones que me impulsaron a actuar de esa manera. He oído que el ser humano es cuerpo y alma, mente y cuerpo, racional y emocional… Incluso que las partes del cerebro se dividen en casillas. Pero existe una cosa rarita en el ser humano, aspectos chusmeros que ocurren de vez en cuando que no sabes explicar. Leer más

“The little white fence”

Llevaba un tiempo dándole vueltas. Debo decir que soy una experta en inventarme excusas para mantener tranquila mi conciencia. Como no la tengo controlada del todo, en realidad lo que hago es construirme una valla mental alrededor de ella. Imagínate una de esas verjas bajas de madera blanca, muy americanas. Las famosas little white fences. Leer más

post-laola

“¿Creéis imposible que vuelva una dictadura?”

“Hoy vamos a discutir el fascismo”. Rainer Wegner observa a su clase. Los alumnos muestran indiferencia ante ese tema, mil veces mencionado en su país. “¿Para qué estudiar algo que no volverá a pasar?”, se preguntan. Rainer tampoco está contento. Él es un profe enrollado. Él es un viejo rockero. Leer más

post-dejame-entrar

El cine europeo planta cara a Crepúsculo

A veces ocurren situaciones graciosísimas, pero al contarlas nadie se ríe. Y otras algo serio te provoca risa. Hay frases que quedan mejor en un libro, y que además deberían quedarse allí. Es cierto que el presupuesto no siempre alcanza para crear efectos especiales que no causen desconcierto. Pero obligar al espectador a aguantarse la risa para no ofender a la hermana adolescente es de lo más agotador. Leer más

Cuando tu vida vale menos que tus palabras

Se dice que cada hombre dispone de una resistencia moral limitada. Pero no se puede controlar el miedo. La frontera que mantiene humano al hombre se tambalea en las situaciones límite, y nadie sabe de qué será capaz en una guerra. De las innumerables atrocidades que sucedieron en Chechenia, siempre quedarán las cicatrices. Leer más