1915. Pierre-Auguste vive atormentado. Su esposa ha muerto, sus hijos fueron heridos en batalla y sufre una artritis muy dolorosa. Y entonces llega Andrée, pelirroja, bellísima y rebosante de energía.Y este señor, con sus sufrientes manos vendadas, vuelve a sus pinceladas, cada vez más rápidas y menos dudosas, porque no le queda tiempo para pensar tanto. El artista es Renoir. Su hijo, el director Jean Renoir. Y Andrée la musa de ambos. No es una historia bohemia repleta de colores y sucesos acelerados. Ya no se pintan cuadros de cabareteras ni calles ajetreadas. “Renoir” trata de los últimos días de un anciano. ¿Que enternecen? Sí. Ver a un hombre como él, con su gran carácter y crudo sentido del humor, postrado inmóvil en una silla recuerda que la vejez no perdona a nadie. ¿Que falta algo? También (…) —> Sigue leyendo esta crítica de cine en Red Carpet, por favor. ¡Gracias!

Share on LinkedInShare on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Carolina Villa